--------------------

¡¿Hay un médico en la sala?!

Hola.

Ya han pasado unos cuantos días apartado del teclado y no veía el momento de escribir tras una inflamación digital, y no te estoy hablando de un virus informático sino de la hinchazón de los dedos. Esta es otra de las penurias que, junto a los golpes de grapa, padecemos algún otro y yo, de todos los tapiceros que conozco no le pasa a ninguno… puntería de las pelotas la mía.

Lo antes mencionado no es más que una secuela por haber hecho lo que te gusta con dedicación plena, al igual que la espondilolistesis con sus herniaciones discales bilaterales, (aunque no entre en el cuadro de enfermedades profesionales que si lees un poco más, encontrarás) también cuentan como secuela las protrusiones cervicales y la operación del codo, la sinovitis reconocida del índice y las que me quedan por reconocer, pero son males menores, dicen que lo peor es cuando no respiras en un par de días. En cuanto a lo de la operación de cadera, el baile de barra y por qué no se debe hacer el espagat cuando has pasado los veinticinco, es una etapa de mi vida que prefiero no tocar.





Y es que hay cuerpos y cuerpos, y yo tenía que haber nacido rico y dedicarme al sano oficio de perchero de prendas caras, acto seguido te viene a la cabeza que cuanta razón tenían los Padres de uno, cuando te apretaban para que estudiases… y es entonces cuando piensas:
- ¿Y dónde me sentaría para estudiar si no hubieran existido los Tapiceros?.

Un saludo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

**ENLACES EN COMENTARIOS**