Sinapsis de un Tapicero <!--Can't find substitution for tag [blog.pagetitle]-->

Más a gusto que en brazos.

Hola.

Pues sí, ya me encuentro un pelín más equilibrado de lo que viene siendo habitual de un tiempo a esta parte. Problemillas personales de los que no beberíais ser partícipes y que, no en vano, me han costado dos borradores desechados y una entrada publicada y suprimida en cuestión de horas, un cacao de sinapsis que me ha tenido un mes sin acercarme al botón de publicar, pero como os comento, estos días de esparcimiento han puesto paz a my mind y me siento capaz de comunicar sin esparcir pestes ;)



Tengo la suerte de haberme casado con una chica estupendísima de la muerte y que tiene arraigos en un pueblo de la provincia de Teruel, ahí es donde encuentro la paz interior que cualquier budista busca durante años, es llegar y enchufarme a La Madre Tierra. No quiero hacer pública la ubicación de este paraíso no vaya a ser que suframos masificaciones que no podamos afrontar por falta de infraestructuras, que no por falta de ganas, ya que no vendría nada mal algún que otro personaje que constara en el censo, más que nada porque nos llegara alguna subvención de esas a las que sólo se opta si tienes un número considerable de votos donde agarrarte.

El paraíso perdido. 

Tras la debacle ortográfica padecida por el que suscribe, por fin puedo alentar gracias a desinfoxicación* acústico/visual medioambiental, a la que me veo sometido como urbanita que soy, conseguida en un remanso de paz (y lejos de un Spa) entre amigos de esos que han cruzado la línea que separa la amistad de la consanguineidad política y con los cuales puedes llevar a cabo un vermú de más de nueve horas… éste puede que sea el único mal recuerdo de todos estos días de penitencia ( :D), ni tan siquiera eso, que del último tercio de velada, como que no tengo ni buenos ni malos recuerdos y aún así, seguimos siendo amigos.

* Desinfoxicación: Acción de desintoxicarse del exceso de información.

Puedo presumir de que después de las comilonas dignas de un señor que come sin talento, me he marcado siestas de dos horas y que de noche he cogido las sábanas de franela como si llevara una vida sin descansar. Ante estas circunstancias, y sin ayuda, he llegado a la conclusión de que las redes wifi, las 3G de los esmarfones, las farolas, los tráficos o la sordera vecinal entre otros, malogran el descanso que en realidad un humano necesita y que sólo en lugares paradisiacos uno encuentra. Esto que podría ser objeto de un estudio de licenciatura, no es más que un supositorio del que te cuenta, dado que si duermes como un niño, comes como dos adultos y medio, bebes como un pirata y respiras hasta el tuétano, es gracias a que el agua es filtrada por las piedras, para coger cobertura tienes que irte de excursión y para detectar wifi emigras al centro urbano más próximo que dista a tres kilómetros de semicarretera semiasfaltada y otros tantos de camino arcilloso y con lo que ha llovido estos días, como que no hemos necesitado el ordenador.

Estarás pensando que en ese idílico lugar estamos abandonados, dejados de La Mano Omnipresente o incomunicados… y tienes razón, tengo que añadir que no disponemos de tiendas o bares, pero tenemos lavadero y el Teleclub que para verano algún vecino abre por dar servicio a la comunidad de amigos. También tenemos un parque en mitad del pueblo y con orgullo diré que levantado entre casi todos los conciudadanos del pueblo, eso sí, el muro de bloques, la fuente y el gigantesco cartel que impera en toda reforma estatal, han sido gentileza de un Ayuntamiento que nunca debimos ceder allá por el año setenta y uno.

Tirando de Photoshop.

Bueno, ya sabéis donde y cómo recargo la pila vital que tiene que durarme  hasta las vacaciones estivales ya que el Convenio Provincial de la Madera, así me lo exige.

Apuntillamiento: No está de más agradecer al Emilio y a la Isabel (mis suegros) la forma de su existir,  a Mariano y Teresa por su garaje y sus vermús desde ahora legendarios, a Toni y María por su amistad incondicional y a mis hijos y a mi esposa por ser como son, que lo son todo.

Un saludo, y si eres de los que me sigue habitualmente, perdón por la tardanza.  



No hay comentarios :

Publicar un comentario

**ENLACES EN COMENTARIOS**