Sinapsis de un Tapicero <!--Can't find substitution for tag [blog.pagetitle]-->

Érase una vez una caja.

 

Hola.

En plena restauración del mobiliario tapizado en la familia de la esposa, Ana, la cuñada, me comentaba si se podría hacer algo con un cajón de frutas excedente de un regalo, un viejo cojín y un retal de tela sobrante de un sillón que ella misma había recuperado por su comodidad… y porque le apetecía, es una persona dada a manualidades de todo tipo que lo mismo  pinta la casa que restaura la sillería o se confecciona el cortinaje, todo esto mientras personaliza muñecos de goma eva o pare gatos sujeta puertas y gallinas costureras que son auténticas virguerías.

Desde aquí os emplazo a que la animéis a publicitarse y beneficiarse de sus prácticas soluciones ya que, por más que le digo, no consiente en  poner a la venta todas estas cosicas que tanto gusta de hacer… y, además, con tan buena mano, a vuestro juicio lo dejo:

gato gallina DSCF0559

Lo que hoy os traigo también es una “deuda” contraída, en comentarios de entradas anteriores, con mi amiga Mamen, que andaba buscando un reposapiés para el marido y me presté a enseñarle una opción como otra cualquiera aunque, si la conoces, de sobra sabrás que no le hace falta ayuda para recuperar, magistralmente, cualquier cosa que se le ponga por delante.

Al lío, con el cajón de medidas reducidas, un pequeño almohadón desamparado y un metro de tela, sólo faltaba buscarle un rato de tijera, algo de costura,  un manto de guata de cien y un puñado de grapas.

Sin más dilación, os muestro el fruto de la colaboración entre la mañosa y el tapicero:DSC_0086

DSC_0083Con cuatro costuras simples, marco las esquinas confeccionando una medio funda para el cuerpo de la caja que quiso ser puff. Quise recrear un almohadón suelto, sin serlo, uniendo mediante costura la tapa inferior del almohadón con el resto, dando pie a una funda dividida en dos, la parte superior para el almohadón y la inferior para la caja/puff. Una vez metido el almohadón, enfundamos la caja enguatada vuelta boca abajo, grapamos y le ponemos fieltro adhesivo para no rayar el suelo con las, ahora, patas de la caja.

Y hasta aquí la historia del cajón de frutas reconvertido, una forma original (bajo mi punto de vista) de aprovechar algún descarte de los que tenemos pululando por casa, aliviando, así, el uso de las materias primas que tanto echaremos en falta el día menos pensado… espero que os guste ;)

DSC_0125

Y hablando de todo un poco, hace un par de semanas recibí una oferta laboral, una tapicería de las de barrio de toda la vida, donde las restauraciones juegan el papel más importante (por no decir el único) precisaba de mis servicios y como comprenderéis, la cosa está como para negarse, así que, a jornada partida por la mitad, retomo mi vida laboral bajo nómina.

Este tipo de trabajo es el que desempeñaba en mis comienzos y, la verdad, me apetecía cambiar de aires aunque no sé si para toda la vida, las grandes tapicerías de jerarquías y organigramas complicados, rebosantes de series cronometradas e instalaciones, han jugado un muy importante papel en mi vida pero lo que se aprende con las restauraciones, no se aprende en otro sitio, la variedad en formas y maneras son el aliciente que, espero, me encandile de nuevo.

Supongo que podré echar alguna foto de las restauraciones y como también intuyo, lo haré de tanto en cuanto, acabo en casa a las nueve de la noche y tras el duchazo de rigor, la merecida cena y diez minutos de tertulia familiar, no me darán pie a mucho más, postergando inexcusablemente mis ratos de teclado al fin de semana que no tenga partidos varios… todo un desasosiego mientras espero que se me aclimate el cuerpo al horario y es que, tras más de veinte años disfrutando de las tardes a mi antojo, el cambio, se antoja durete ;)

Un saludo.



11 comentarios :

  1. Pues yo animo a Ana a vender sus virguerias,claro que sí.Puede abrirse un blog y colgarlas.Un buen DIY a lo Mc Giver,usando lo que sale al paso.Llevo dias pensando en tí,te iba a preguntar por el currele.Veo que va para alante.El horario es duro,pero el trabajo te va a enriquecer mucho.(profesionalmente digo,que en pesetas ya sabes que esto no da para mucho jeje)Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar.
      Ya le diré que se pase y te lea, a ver si se anima y abre un blog, que lo lleva en mente pero le falta el empujoncito ;)
      En cuanto al curro no te falta razón, enriquecerme profesionalmente creo que va a ser lo único que saque en claro y el horario... en fin, será cuestión de acostumbrarse, por lo menos, la compañía es grata, he topado con una familia que parece ser gente normal que regenta una tapicería, sin absurdos snobismos ni tonterías que deja trabajar al profesional y ésto, es algo de agradecer.
      Recojo ese abrazo, amigo mío ;)

      Eliminar
    2. Óscar... ¿aún piensas en pesetas?, jeje...

      Eliminar
    3. Vaya!...y tú no?El euro solo nos ha traido ruina.quien no la eche de menos,que levante la mano.Cuando cambiamos la moneda me guardé 1000 pesetas.El famoso talego.Me dolió pero lo eché en una cajita.Ahora solo serían 6 euros,que si se los echas al coche se descojona,te abre la puerta y te dice que te vayas andando. :)

      Eliminar
    4. Yo también la añoro... snif...
      Yo guardo un billete de los de cien de cuando era crío, algún día valdrá el euro, fijo...
      Me has hecho recordar una vez que juntamos, entre unos cuantos, trescientas pesetas para echarle al depósito del R8 de un colega y el gasolinero nos preguntó si nos íbamos a Barcelona, el muy cachondo... ahora nos pasaría lo mismo con los seis eurillos que mencionas... es cierto, el cambio fue la ruina, ahora un paquete de patatas fritas te cuesta trescientas pelas :O

      Eliminar
  2. José Manuel pérez3 de mayo de 2014, 10:12

    Primero, buena forma de aprovechar una caja y unos cachos de tela. Segundo buenas manitas las de Ana, si no las vende eso se pierde el mundo, con la fácil que es por internet, debería animarse, son cosas muy bonitas. Tercero, enhorabuena por la nueva aventura, no es malo en los tiempos que corren tener una cosa mas a menos segura, lo único, aclimatarse al horario, y lo peor para mi ,adaptarse a que te digan que tienes que hacer. Suerte compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Manuel.
      Creo que después de echar un vistazo a vuestros comentarios, a Ana no le va a quedar otro remedio que poner precio a esas manos, seguro que le animan tus palabras, gracias por tus ánimos (que le transmito rápido ;)
      También quiero agradecerte la suerte que me envías y esos ánimos para la nueva aventura, creo que si supero el aclimatamiento la cosa puede resultar hasta interesante ;)
      Gracias por pararte un rato por aquí José Manuel, un saludo... y hasta pronto ;)

      Eliminar
  3. Gracias Tapestry, menuda idea chula, pienso ponerla en práctica sin tardar mucho, menudo regalo de aniversario ,ja,ja,...

    Tu cuñada es una artista, que se anime con el blog así puede compartir todos los trabajos y de paso conoce gente y desconecta de la rutina.

    Y a ti enhorabuena, volver a los origenes seguro que tampoco está tan mal, y un trabajo a día de hoy es un lujo que no se puede despreciar. Lo de aclimatarse es otro tema pero como decimos aquí, no queda otra así que mejor entrar con actitud positiva.

    Un abrazo, gracias y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste y espero que le guste al destinatario, seguro que lo bordas... y felicidades por el aniversario ;)
      Ya le mandé recado a la cuñada para que vea el respaldo que le brindáis, a ver si da el paso... si no se anima después de esto...
      Y llevas más razón que un santo, hoy en día es un lujo un puesto de trabajo digno y más cuando la gente que te rodea merece la pena, el aclimatamiento será cuestión de tiempo y el tipo de trabajo, lo necesitaba, estaba un pelín cansado del mismo estilo durante tanto tiempo, y lo que voy a aprender en este puesto de trabajo, me motiva a pesar de llegar de noche a casa.
      Muchísimas gracias por tus apreciadísimos ánimos, y no tienes nada que agradecer, todo lo contrario, verte por aquí me reconforta cosa mala.
      Un abrazo Mamen ;)

      Eliminar
  4. Oye! qué buena idea de DIY y reciclaje. Me lo apunto, para ir recogiendo retales por aquí y hacer una versión siguiendo tus instrucciones (citaré la fuente :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Decorando...
      La verdad es que es una forma sana para con el mundo, lo mismo nos hemos ahorrado la tala de un arbusto y pelarle el culo a algún ganso que el almohadón reciclado, era de pluma.;)
      Y gracias por darme a conocer, es todo un orgullo ;)
      Un saludo.

      Eliminar

**ENLACES EN COMENTARIOS**