--------------------

De un tiempo a esta parte...


Hola de nuevo.

Lo primero, me gustaría pedir disculpas a los seguidores que siguen siéndolo, a pesar de todo, y lo segundo dar las gracias a los que han seguido visitando el sitio, que no han sido pocos, aún a sabiendas de lo que se iban a encontrar estaba escrito hace, lo que para mí ha sido, media vida.

Todo empezó como un año sabático que me pedía el cuerpo y que acabó siendo un parón biológico de casi dos años. En este tiempo han acontecido anécdotas dignas de contar y otras, las más, que os hubiesen aburrido sobremanera pero que me ha llegado el momento de esparcir al mundo.

Aunque hayan sido un par, alguien se habrá preguntado el por qué de mi desidia y desgana hacia mi tan querida página cuenta vidas, y es por eso y porque ha llegado el día en que me siento preparado para daros a conocer esta última etapa en mi vida, que me ha tenido separado y alejadísimo del mundo virtual que tanto me ha satisfecho estos últimos años de mi existencia.

Al lío, que el mono lingüístico me puede echar a perder y los cerros de Úbeda, acechan a cada tecla.



Como la vida misma.


Hola.

Hoy quiero hacer un paréntesis laboral y no hablaré de tapicería, sólo vengo para traeros un vídeo que ha colgado un colega del Gremio, que me ha arrancado unas risas a mí y al resto de la familia, antes de volver con alguna serie de entradas que guardo en el tintero.

Cómo rezo en el título, nada más parecido a la realidad…

Hala, a darse un meneíto ;)


Semana de reflexiones…

 

Hola.

Con el tema éste de las elecciones al Parloteo Europeo, durante toda la semana me he pegado diez horas diarias escuchando, vía radiofónica, montones de tontadas y parafernalias inculpándose y desprestigiándose, difamándose y atacándose verborréicamente entre unos y otros y para todos, con el fin de llevarse al huerto a los que no tenemos nada claro a quien darle permisos atribuidos para repartirse lo que nos sangran de la pobre nómina que, en mi caso, me va manteniendo con discutible solvencia.



Los pelos como escarpias.


Hola.

Ayer, al llegar a casa después de la maratoniana jornada laboral, me encuentro con un paquete a mi nombre. Que decir tiene que la ilusión de recibir algo para alguien como yo, que sólo recibe los cariños de la familia, hizo que me entraran tembladeras en las canillas y me volviera, momentáneamente, todo lo contrario a un rudo y varonil tapicero impasible de semblante ante cualquier circunstancia.

Nada más verlo supe de que se trataba y no por mis dotes de telépata o mi pasado cirquense como adivino, fue tan sencillo como leer el remitente pero en realidad, estaba sobre aviso aunque no lo esperaba tan pronto… y sin reembolso ;)


Érase una vez una caja.

 

Hola.

En plena restauración del mobiliario tapizado en la familia de la esposa, Ana, la cuñada, me comentaba si se podría hacer algo con un cajón de frutas excedente de un regalo, un viejo cojín y un retal de tela sobrante de un sillón que ella misma había recuperado por su comodidad… y porque le apetecía, es una persona dada a manualidades de todo tipo que lo mismo  pinta la casa que restaura la sillería o se confecciona el cortinaje, todo esto mientras personaliza muñecos de goma eva o pare gatos sujeta puertas y gallinas costureras que son auténticas virguerías.

Desde aquí os emplazo a que la animéis a publicitarse y beneficiarse de sus prácticas soluciones ya que, por más que le digo, no consiente en  poner a la venta todas estas cosicas que tanto gusta de hacer… y, además, con tan buena mano, a vuestro juicio lo dejo:

gato gallina DSCF0559